El casuplón y su jardincito

Llevo días con un pensamiento rondándome la cabeza, entre tanto dorado, regalo y exceso durante la fiestas navideñas me pregunto ¿realmente sabemos en que consiste el verdadero lujo?… La cultura del más grande, más caro, y más excéntrico… está cada día más presente, a pesar de la crisis o quizá como antídoto a ella, no lo sé. El caso es que hace meses que emiten constantemente programas llenos de mujeres millonarias y casas enormes que se suponen que son supercasas… Y lo único que consigo ver detrás de tanto mármol y tanta piel morena es vacío decorado con algún mueble de diseño aquí y allí perdido que nos mira pidiendo asilo… y es que me parecen espacios desolados. Lo mismo pasa con los jardines de esas casas, largas extensiones de un césped cuidado por una legión de jardineros, mantos de flores que nadie disfruta, espacios con escaso encanto, exaltación del tener sin entender… 

Hoy quiero hacerme eco de la editorial de una revista que ADoro, escrita por Montse Cuesta, y cito …”metros y metros, cuartos y cuartos, extensiones desproporcionadas que invitán a huir del casoplón en busca de un nido cálido” 

Me consuelo viendo las casas que publica en su último número y pienso en el jardín de la casa de mi abuela (pronto os lo enseñaré), lo mucho que me gustaba estar allí, porque tenía alma, sí reflejaba su alma con sencillez, con buen gusto y armonía, …¿lujo?, sí, la gran vida y la belleza!!!.


(he revisado el artículo para que se entienda bien lo que quiero expresar)

Anuncios

9 Respuestas a “El casuplón y su jardincito

  1. A mí lo que más me alucina de estas casas y jardines es que no parece que estén “vividas”. Vale, ya me imagino que lo arreglan todo para el programa, pero es que no parece que viva nadie allí. Ni un libro encima de una mesa, casi ni una planta de interior, nada de revistas o periódicos…

  2. Sin duda le pasarán un pañito… jajajaja!!!

    pero es que no apetece nada vivir ahí… quizá poseer el casuplón es una tentación en la que todos caemos porque es un símbolo… pero no creo que si tienes un poco de sensibilidad… (y te lo digo con conocimiento de causa ya que en algunas de las del reportaje he estado personalmente)

  3. lo que yo alucino es la poca vergüenza de la sexta al poner un programa de este tipo en epoca de crisis, supongo que el arquitecto de Acero también estará en crisis y por eso necesita hacer propaganda de sus maravillosos cubos de hormigonazo. Que además por dentro están decorados con muy mal gusto y efectivamente son casas frias, poco vividas y sin ninguna calidez humana. Y los jardines espectaculares paisajes pero solo para mirarlos desde los barracones de hormigon, porque y si los pisas se estropean. Que pena.Bueno afortunadamente existe ejemplos de todo lo contrario. Está bien conocer lo que hay fuera para discernir entre lo que nos gusta y lo que no.

  4. Ya vereis donde nos acaban llevando vuestras teorias……..
    No hace falta esperar, ya lo estamos viendo…
    Estamos en la ruina por personas como vosotros que solo sabeis criticar, pero eso si colaborar y aportar dinero y rascaros el bolsillo, eso no, eso que lo hagan los de los casoplones y que creen el trabajo, tambien, porque vosotros soleis ser paniaguados como las sanguijuelas y los parasitos que viven a cuentra del sacrificio de los demas.
    Es que se enfada uno leñe…..

  5. Anónimo,
    sin duda en el post hay una crítica clara basada en una opinión personal, pero desde luego no hacia el hecho de que la gente tenga dinero y que lo invierta en hacer una gran casa o lo que le parezca.

    Un saludo,
    missJardin

  6. Amo las casas. Es mi trabajo como arquitecta y decoradora, pero es que además siempre he sido muy sensible al “alma” de las casas. Porque para mí las casas están llenas de mensajes, hablan de nosotros, nos apoyan o nos quitan fuerza, nos alegran o nos entristecen…llegar a comprender nuestra casa es llegar a comprendernos a nosotros mismos.
    Las casas estereotipadas, pretenciosas, ostentosas y “sin chispa”, más hechas para enseñar que para vivir y sentir, nos hablan de sus dueños…¿o no?
    Yo me quedo con los montones de casas que hay en el mundo, muchas humildes y sencillas, otras super, pero todas llenitas de corazón, esas da gusto mirarlas.
    Revistas fantasticas de decoración son “Cotê Sud”, “Cotê Paris”, “Cotê Est” y “Cotê Oest”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s