Un café con Lucia Loren, el paisaje soñado

Lucia Loren es una de las artistas contemporáneas más interesantes que trabaja con el  y sobre el paisaje y tenemos la gran suerte de tenerla muy cerquita de nosotros ya que vive y trabaja en la sierra de Madrid. Hoy tenemos el gran honor de compartir un café con ella para que nos cuente un poco más sobre su trabajo y nos acerque a los paisajes que crea.


Su obra es de una delicadeza poco común y parece una conversación privada en la que mezcla tradición, modernidad, intervención en el paisaje, crítica y sutil devoción por la belleza de nuestras tierras y sus oficios. 

· ¿cómo comienzas a trabajar en y con el paisaje?

El paso a trabajar en torno a la idea de paisaje como tema a utilizar el propio paisaje cómo soporte y eje de la reflexión conceptual, surgió cómo consecuencia de una acción artística en un bosque que iba a ser talado para edificar en él. En esta ocasión la vinculación emocional-afectiva con el propio territorio me hizo confrontarme con el reto de transformar temporalmente el lugar a través de una intervención que consistió en tallar unos cuencos en los tocones de los árboles talados, sembrar en ellos semillas en tierra y rodear cada acción con un circulo de pinocha.

· tu estilo es muy personal y con una clara intención de atar paisaje natural y cultural, sobre todo relacionado con las costumbres más tradicionales: la labor, el huerto, el cobijo en la naturaleza, ¿en quien o en qué te inspiras? 

Para mí, es fundamental atender a un proceso creativo que se inspira en las relaciones de colaboración de la comunidad biótica que forma el propio paisaje: los árboles, la tierra, el agua y los animales son los ejes principales de mi discurso conceptual. 


El campesino, el pastor o  el artesano son parte activa y creativa de este paisaje y por extensión también entran dentro del motor de inspiración del proceso creativo. Todos estos elementos, no sólo son objeto de inspiración, sino que en muchas ocasiones, se convierten en parte activa transformadora de la propia obra, como es el caso de “Madre Sal”, unas esculturas talladas en roca de sal, que sembré en una pradera, para ofrecer su alimento mineral a los animales del entorno. El sentido final de la pieza se recoge en un vídeo que registra el proceso de desaparición de estas esculturas tras el paso de numerosos animales lamiendo su superficie.   


· escultura, paisaje, tradición y poesía tienen mucha importancia en tu    obra, ¿cómo planteas la relación entre todas estas disciplinas?

Entiendo el proceso de trabajo en la naturaleza, como una oportunidad para vivenciar diversas situaciones y realidades no solo del paisaje, sino también de las personas que viven en él, de 
sus privilegios y sus dificultades. El acercamiento a la memoria cultural del lugar, a sus mitos y 
referencias se me presenta como algo fundamental para activar los ejes narrativos de la obra. Pero algo que cada vez me preocupa más, es no quedarme en la añoranza de este pasado y 
tratar de actualizar el discurso atendiendo a las referencias, posibilidades o problemáticas que nos brinda el presente y el futuro de estos lugares. 

El arte contemporáneo nos ofrece esta gran oportunidad de generar propuestas abiertas 
donde los límites entre las disciplinas no solo se difuminan hasta casi desaparecer, sino que en muchas ocasiones generan redes de comunicación muy potentes, como en este caso, entre el arte, el paisaje y el mundo rural.


·¿cómo se desarrolla un trabajo tan personal y artesanal que sin embargo se ubica en un espacio tan amplio y dentro de la gran escala que es el paisaje? 


Utilizar los propios materiales del paisaje, se convierte en una herramienta de investigación sobre la que trabajar para comprender el proceso cíclico de continuas transformaciones sobre el que se dibuja el paisaje. La artesanía ha sido una gran fuente de inspiración en mi proceso de trabajo con el paisaje. La figura del artesano, lo mismo que la del agricultor o la del pastor tradicional se señalan cómo referencia a seguir en relación con un modo de entender el desarrollo de una cultura material a partir de los propios recursos del territorio. Ellos son los que han generado un paisaje de conocimiento en equilibrio con el entorno, puesto que dependían de la conservación y mantenimiento de los lugares de dónde obtenían sus materias primas para vivir. Creo que esta es una manera muy coherente de pensar y una fuente de conocimiento muy enriquecedora para vivenciarla no sólo desde el proceso artístico, sino desde el propio cotidiano y conseguir una vinculación más sostenible con lo que nos rodea.



¿el trabajo que más satisfacción te ha proporcionado?, ¿cuál es tu encargo soñado?   

Me es muy difícil hablar de un solo proyecto, porque realmente cada uno de los proyectos que 
he realizado en el paisaje me ha confrontado con una realidad sobre la que aprender y reflexionar, una comunidad con la que compartir y trabajar, que han convertido el proceso de trabajo en un momento que he vivenciado siempre con mucha intensidad. Mi sueño revive cada vez que 
se me ofrece la oportunidad de convivir, aprender y trabajar con cualquier comunidad que esté manteniendo un proyecto de vida a partir de los recursos del lugar. 

-el futuro es…

... un camino que tenemos que andar entre todos y todas. Confío en que el ser humano consiga darse cuenta de que es imprescindible dirigirse hacia el futuro con una mirada abierta que abarque a toda esta comunidad biótica de la que hablaba antes: una tierra fértil, semillas autóctonas de cada lugar, agua limpia en ríos y embalses o animales libres de mutaciones genéticas y aprovechamiento intensivo….: este es el único futuro posible.


-un poco más (antes de acabar)…

Creo que muy interesante resaltar iniciativas tan interesantes como la de Campo Adentro. Este proyecto se presenta cómo una excepción en medio de un torrente de proyectos artísticos que giran en torno a lo urbano cómo centro de reflexión primordial. Es cierto, que en estos últimos años han surgido muchas iniciativas vinculando acciones artísticas con el paisaje, pero se echa mucho de menos proyectos enmarcados en un contexto teórico que los redimensione y cuestione su actuación en un entorno natural, cómo ha planteado esta iniciativa, proponiendo una conferencia internacional, un programa de residencias, exposiciones y una publicación que recogerá todo este proceso de investigación colectiva. El proyecto de Campo Adentro ha tenido el gran acierto de poner el foco de atención en las personas que viven, trabajan y en definitiva crean ese paisaje vinculado con lo rural, diseñando un mapa que abarca la compleja situación del campo en la actualidad.

Gracias Lucia por este ratito compartiendo café y arte

Anuncios

2 Respuestas a “Un café con Lucia Loren, el paisaje soñado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s