El jardín en movimiento

Hacía ya muchos meses que no leía un libro verdaderamente interesante relacionado con los jardines y es que el libro de Gilles Clément “El jardín en movimiento” introduce conceptos paisajísticos y del lad art en el jardín doméstico, siendo el movimiento y el crecimiento natural las herramientas y la base del diseño para crear nuevos espacios dentro del jardín, siguiendo así las leyes de la naturaleza.


Se aleja así de forma radical del enfoque más clasicista de los libros sobre diseño del jardín y aporta una nueva reflexión sobre las infinitas posibilidades del diseño en los jardines, cercano a paisajistas como Piet Oudolf, el autor plantea una forma de diseñar basada en conocer las especies y sus comportamientos, observar las dinámicas naturales y la corriente biológica que anima el lugar para orientar y explotar al máximo sus características naturales.

Sin embargo, me gustaría añadir que aunque el libro es una delicia y realmente recomendable, hay pequeñas contradicciones dentro del libro, al explicar uno de sus proyectos, en los que incluye un jardín en movimiento, podemos observar que aunque la dimensión del movimiento y la dinámica natural está presente, sigue manteniéndose la principal estructura del jardín siendo esta de tipo más clásica en cuanto a tener unas líneas claras que forman la base previa de lo que queremos conseguir y que es imprescindible para una buena planificación. Así que creo que en conclusión las cuestiones que plantea el jardín en movimiento son más cercanas a desarrollar una herramienta de plantación que una nueva forma de diseñar jardines

Sobre el autor:

Gilles Clément, botánico y ensayista francés, es profesor en la Escuela Superior de Paisaje de Versalles desde 1980 y ha sido artífice de diversos parques y espacios públicos como los jardines Le Domaine du Rayol (Var), el parque Matisse (Lille) y el parque André Citroën (París). Es autor de numerosos libros relacionados con el paisajismo, además de novelas, ensayos y otras publicaciones escritas en colaboración con artistas, entre ellos destaca Manifiesto del tercer paisaje (Editorial Gustavo Gili, 2007).
Anuncios

2 Respuestas a “El jardín en movimiento

  1. En general soy bastante escéptico con este tipo de movimientos visionarios y al que se suman muchos: Clément, Blanc, Oudolf… Detrás hay buenas ideas pero sobre todo una buena estrategia de Marketing. Pero después de leer el libro y haber asistido a una de sus conferencias creo que Clément no vende humo.
    Con respecto al artículo, no estoy de acuerdo con que se contradiga, simplemente creo que en el proyecto que mencionas (imagino que el Citroën) no ha podido llevar hasta el último extremo su idea, de la que, por otra parte, no es nada talibán, ya que él es también diseñador de jardines “clásicos”.
    El jardín en movimiento de Clément se basa fundamentalmente en la gestión, y en un parque público es difícil confiar que la gestión vaya a ser la adecuada, especialmente cuando no hay suficientes jardineros formados en esta corriente de jardinería.
    Sin embargo, en el jardín de su casa, Clément lleva su teoría al extremo (en la parte del jardín reservada al “jardín en movimiento”) y demuestra que es posible y que el trazado del jardín es dinámico y que es un concepto distinto.
    En la conferencia que vi mostró también un par de experiencias que no aparecen en el libro con alumnos de la universidad que demuestran que esto es posible (una cubierta de una base de submarinos y un jardín de prácticas). La conclusión a la que llegué es que es un proyecto vivo y que tienen que adjudicarte la gestión para que funcione.

  2. lo primero que me gustaría decir es gracias por tu comentario, se agradece mucho la participación en el blog.

    Te doy la razón en que muchas veces ciertas tendencias tienen más de estrategias de modernidad, campañas de notoriedad o simplemente modas más que otra cosa, lo que no significa que no sean interesantes. Desgraciadamente no he tenido la ocasión de asistir a una conferencia del señor Clèment, y me encantaría porque una de las cosas que echo de menos en el libro son buenos ejemplos de lo que cuenta. Cuando digo que hay contradicciones me refiero a que tras defender su jardín en movimiento como lenguaje lo que enseña es jardines con zonas reservadas como jardín en movimiento, en el caso del parque Citroën se puede comprender que no es fácil plantear que todo el espacio se estructure con esta forma de diseñar jardines, sin embargo en su jardín particular personalmente creo que sus ideas están llevadas a la práctica también de una forma parcial lo que me sorprende y encuentro un poco decepcionante ya que además es el ejemplo que expone en el libro con más detalle…

    De todas formas me reitero en la recomendación del libro.

    Un saludo!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s